SEO semántico: respuestas inteligentes para el usuario

Si hace unos años cuando Google hizo su aparición en escena se parecía más a un diccionario en el que los usuarios podían introducir sus dudas, en los últimos años el buscador ha experimentado grandes cambios hasta convertirse en una sofisticada máquina capaz de responder incluso a las preguntas más específicas de los usuarios. Es lo que conocemos como web semántica, un entorno virtual dotado de mayor significado donde cualquier usuario puede encontrar respuestas a sus preguntas de una manera rápida y sencilla gracias a una información mucho mejor definida.

La base de la web semántica es el resultado de varias capas de profundidad que aportan mayor solidez y complejidad a los datos, permitiendo que el usuario pueda encontrar justo lo que necesita inmediatamente y en un sólo clic. Estos cambios han hecho que nuestros procesos de búsqueda resulten mucho más sencillos y que obtengamos resultados más cercanos a lo que buscábamos.

seo semántico

Según recoge Seacrh Engine Journal, este nuevo modelo de web, requiere también de nuevas formas de posicionamiento SEO. Es lo que llamamos SEO semántico, una estrategia que además de contribuir a mejorar nuestro posicionamiento en los buscadores, se basa en dos pilares fundamentales: intención (el objetivo que quiere conseguir el usuario con su búsqueda) y contexto (factores que rodean al usuario cuando efectúa la búsqueda).

Pero, ¿cómo puede saber Google cuál es la intención y el contexto del usuario para ofrecerle resultados más personalizados?

1. Analizando su historial de búsquedas.

2. Analizando el historial de búsquedas global de todos los usuarios relacionado con el mismo tema.

3. Averiguando la ubicación geográfica del usuario.

4. Examinando las singularidades de las palabras clave utilizadas en sus búsquedas (variantes regionales, faltas de ortografía…).

Cómo enfocar nuestra estrategia de posicionamiento hacia el SEO semántico

Aunque no podemos descuidar los aspectos SEO tradicionales, es importante ir adecuando nuestro portal a las exigencias de la web semántica optimizando sobre todo dos aspectos:

1. Desambiguación lingüistica

Puede sonar algo complicado, pero se trata simplamente de dotar a nuestros contenidos de términos e información que ayuden a dejar claro a Google qué tipo de página es la nuestra y cuál es su temática. Por ejemplo, si un usuario busca «Sevilla» en Google puede hacer porque le interese conocer su ubicación geográfica, leer información sobre su historia, buscar alojamiento para unas vacaciones o saber en qué universidades puede cursar sus estudios.

Por eso, si las páginas de nuestra web presentan palabras del mismo campo semántico, además de una gran variedad de sinónimos, a Google le resultará mucho más fácil interpretarlas y saber qué resultados debe ofrecer a los usuarios. En cualquier caso, recuerda que aunque las técnicas de SEO semántico son importantes, no debemos olvidar que escribimos para personas no para robots, por lo que el contenido debe ser útil e interesante.

2. Datos estructurales

También podemos hacer uso de los microdatos de nuestra web basándonos en el estándar Schema.org. Google nos permite marcar con microdatos pequeños detalles concretos de personas, productos, empresas, recetas, eventos y música. Lo más fácil es utilizar el asistente de marcado de datos estructurados de Google.

No obstante, si no tienes conocimientos de posicionamiento en Google o no tienes tiempo para poner en marcha tu estrategia de SEO semántico, no dudes en ponerte en contacto con el equipo de Prestayuda. Nuestros expertos realizarán un estudio personalizado de tu negocio y de tu web para valorar en qué aspectos podría mejorarse y planificar una estrategia de marketing de contenidos efectiva que te ayude a escalar puestos en los resultados de búsqueda.

PrestAyuda Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *