Cómo personalizar la experiencia de usuario para aumentar tus ventas

En la era de la información y de las nuevas tecnologías, en la que los consumidores son cada vez más exigentes, la personalización se ha convertido en una potente herramienta para conectar con los consumidores y dar a conocer sus promociones y ofertas, sobre todo cuando el objetivo es mejorar la experiencia de usuario en Internet. Gracias a ello, podemos multiplicar considerablemente el engagement de los usuarios y nuestro retorno de la inversión en cualquier estrategia de marketing que pongamos en marcha.

Llevar a cabo un buen plan de personalización nos permite satisfacer las demandas de nuestros potenciales clientes en el momento oportuno y hacerlo en la manera en la que mejor se ajusta a sus preferencias, sus necesidades y sus hábitos. Abriendo así un mundo lleno de posibilidades. Y es que no solo se trata de buscar el máximo beneficio posible, sino también de saber cubrir las necesidades del consumidor.

Pero además, hay que tener en cuenta que tanto la generación millenial como la generación Z, que actualmente son el colectivo de consumo más atractivo del mercado, buscan esta personalización. Quieren que las marcas les hagan sentir que los conocen y que les ofrecen todo aquello que pueda ser de su interés. No obstante, no es algo que únicamente interese al público más joven, sino también a otros colectivos de más edad. Lo que ha hecho que la personalización haya pasado a ser una herramienta todavía más importante dentro de las estrategias de marketing online.

¿Por qué es tan importante la personalización en el marketing online?

En el contexto actual que se mueven tanto las marcas, los consumidores demandan cada vez más a las marcas. Quieren sentirse comprendidos, por lo que las marcas deben comprometerse con ciertos valores y causas y mostrarse cada vez más cercanas, huyendo del trato aséptico y generalizado de los últimos años. Pero además, los consumidores también esperan que las empresas les proporcionen experiencias que calidad que hagan que los productos que consumen sean únicos y especiales.

Hay que tener en cuenta que los consumidores son bombardeados a diario con miles de impactos publicitarios y que el hecho de que estén permanentemente conectados a Internet hace que llamar su atención pueda resultar a veces misión imposible. Si no quieres que tus mensajes se olviden, sean ignorados o que queden sepultados bajo los de las otras marcas, la personalización es la mejor solución para marcar la diferencia con respecto a tus competidores.

¿Cómo hacer una buena personalización?

No basta con hacer las cosas, sino que debemos hacerlas bien. Aunque los consumidores busquen personalización, no les vale con cualquiera. Si no haces bien tu trabajo, no generarás la confianza suficiente para que tus potenciales clientes quieran adquirir tus productos o contratar tus servicios. De esta forma, lo único que conseguiremos es desperdiciar nuestros recursos.

Por ejemplo, no tiene ningún sentido intentar convencer a los consumidores con un mensaje de que adquieran un producto que ya han comprado. No sólo no funciona, sino que además, estarás enturbiando tu relación con el consumidor. Y lo mismo sucede si no elegimos bien el momento para hacer llegar nuestros mensajes o si usamos datos incorrectos o incompletos. Además, si nos excedemos, estaremos cruzando la línea de la privacidad, lo que no es visto con buenos ojos por la mayoría de los consumidores.

Por esta razón, es fundamental que a la hora de poner en marcha estrategias de personalización, sepamos seleccionar las herramientas adecuadas para ello. Herramientas que nos ayuden a contrastar la información que tenemos, a segmentar los comportamientos y a perfilar mejor a los consumidores para ofrecerles lo que buscan y necesitan.

PrestAyuda Autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *